El alcalde de Landévennec, un pueblo de la región francesa de Bretaña, ha decidido decidió prohibir el pasado 20 de agosto el baño y buceo en las playas del municipio debido a la presencia de un “delfín solitario” en celo. El animal, conocido con el nombre de Zafar, no es nuevo en el lugar, ya que durante meses ha vivido en el puerto de Brest.

 

Resultado de imagen de delfines

 

PUBLICIDAD
Aunque el delfín no era agresivo, sí que había tratado de frotarse contra los nadadores y barcos del lugar, según ha informado Le Télégramme. Por ello, el consistorio decidió prohibir que la gente se acerque a menos de 50 metros del animal. “Varios nadadores estaban muy asustados”, ha declarado el alcalde al diario Ouest-France.
Por su parte, un abogado local ha decidido presentar una reclamación porque considera que la prohibición era excesiva. “¿Cuántos accidentes con delfines ha habido en Finistère desde que nuestras especies coexisten? Ninguno”, ha afirmado. Además, ha añadido que es injusto para los delfines que los presenten como peligrosos o impredecibles.
La prohibición del baño se levantó durante el pasado lunes 27 de agosto, según han informado varios medios locales, después de que el animal se alejara de la costa.

Comentarios

No hay comentarios

Añade un comentario